D. FRANCISCO JAVIER SANCHO EN UN MOMENTO DE SU INTERVENCIÓN